8 ventajas de los techos tensados

8 ventajas de los techos tensados

Esta semana queremos presentaros algunas de las principales ventajas que los techos tensados ofrecen en ámbitos como el doméstico o el comercial. Recordamos, desde la bitácora de Proplac -soluciones constructivas-, que tenemos el honor de ser distribuidores e instaladores oficiales de la principal firma de techos tensados, Barrisol. Esta solución ha pasado a convertirse en una de las favoritas de aquellas personas que conocen a fondo el mundo del diseño, la arquitectura y la construcción. Y no es para menos, pues su precio es asequible y los acabados son espectaculares.

8 ventajas de los techos tensados
8 ventajas de los techos tensados

Fácil instalación

Confeccionados a medida, este tipo de techos se adaptan a cualquier espacio, ofreciendo la posibilidad de instalarlos en apenas unas horas. Sin ensuciar el espacio y con apenas esfuerzo, el resultado suele sorprender por su belleza final y su facilidad de montaje.

 

Estética increíble a precios asequibles

La nueva revolución en el interiorismo de este nuevo milenio ha venido sin duda de la mano del empleo de los nuevos materiales con los que se confeccionan los techos tensados. Las telas de PVC permiten la adaptación a cualquier espacio con formas casi imposibles para otro tipo de acabados. Este hecho, sumado a sus propiedades para adaptarse a iluminaciones y hasta proyecciones, logra crear espacios de ciencia ficción a precios ridículos.

 

Mantenimiento práctico

Totalmente desmontables en segundos, pueden limpiarse fácilmente empleando incluso agua, algo impensable en algunos acabados de yeso o plafones. Sus propiedades de memoria morfológica logran que tras la aplicación de calor, el techo vuelva a su forma y brillos originales, incluso años después de su montaje.

 

Resistentes

Capaces de permanecer como el primer día por más de 20 años, los techos tensados son uno de los acabados más resistentes del mercado. Esta fabulosa propiedad, unida a la facilidad de limpieza, montaje y desmontaje, convierte a estos techos en la solución más inteligente a largo plazo.

 

Seguridad

Capaces de resistir incluso una fugas de agua de varios litros, su resistencia los hace más seguros que la mayoría de soluciones basadas en yeso, con el montaje de estructuras metálicas y pesadas placas suspendidas en el techo. A diferencia de éstos, los techos tensados sólo precisan guías en las paredes. Por su parte, la tela suspendida, confeccionada principalmente con PVC, presenta una gran resistencia sin apenas ningún peso.

 

Propiedades acústicas

Conocidas y multipremiadas las propiedades acústicas de este tipo de techos han cosechado numerosos elogios desde su primera instalación. Especialmente reseñables son las capacidades de absorción acústica que presentan estos materiales. Con micro-orificios apenas perceptibles por el ojo humano, las telas de PVC son capaces de convertir las ondas sonoras en energía térmica, eliminando las molestas reverberaciones que se producen en estancias grandes o muy concurridas.

Todo ello se logra, además, sin renunciar a la estética, como sí sucede con otras soluciones, que requieres multitud de agujeros o enormes placas suspendidas. Es por ello que este tipo de techos han pasado a ser la elección favorita en el ámbito del comercio, donde grandes almacenes y multinacionales del textil eligen cada día estos impactantes acabados que logran aportar una atmósfera casi mágica a los espacios.

 

Retroiluminación

La última innovación en este sentido viene de la mano de las nuevas soluciones en iluminación, así como del empleo de la luz como elemento decorativo. Disponibles en diferentes grosores, las telas que componen los techos tensados son capaces de permitir que la luz traspase su superficie. De esta manera, y con la ayuda de luces de tipo LED -con bajo consumo y que apenas se calientan- pueden lograrse efectos de cine. La instalación de los leds se realiza en el techo original,  de manera que éstos permanece invisibles una vez finalizado el techo.

Con todo, este tipo de acabado permite controlar aspectos de la iluminación que van más allá de la intensidad lumínica, pudiendo decidir incluso entre diferentes gamas cromáticas o hacer incidencia en determinadas partes de la estancia y no en otras, como por ejemplo, iluminar únicamente las paredes, o solamente el centro.

One Response

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *