Aislamiento térmico y acústico en edificios

Aislamiento térmico y acústico en edificios

El aislamiento térmico restringe la transferencia de calor, mientras que el aislamiento acústico restringe la transferencia de sonido o la reverberación del sonido.

El producto combinado es el aislamiento térmico acústico, que es eficaz tanto en la reducción de la transferencia de calor como del ruido.

Aislamiento térmico en viviendas.

El aislamiento térmico funciona como una barrera contra la transferencia de calor, en invierno generamos calor dentro de la casa y el aislamiento efectivo mantiene el calor allí.

Nuestro termostato reconoce cuando la casa ha alcanzado una temperatura determinada y el calentador se apaga automáticamente. Sin embargo, sin aislamiento, el calor se escapa y el calentador tiene que seguir produciendo calor para mantener la temperatura deseada, el resultado es una factura de energía más alta.

En verano los papeles se invierten, el calor está entonces en el exterior y el mismo aislamiento impide que gran parte de él penetre en la casa. Esto reduce la necesidad de que las unidades de aire acondicionado funcionen incesantemente y pagas menos en tu factura de energía.

Aislamiento acústico en edificios.

El tipo de aislamiento de las paredes exteriores en el que los propietarios invierten a menudo depende de la cantidad de contaminación acústica que rodea la vivienda, como el tráfico rodado.

Otros factores como el ladrido de perros y el ruido de los vecinos también entran en juego, al igual que la cantidad de tiempo que los ocupantes pasan en casa.

Todo el aislamiento térmico reducirá la transferencia de ruido, pero el aislamiento acústico está especialmente diseñado para propósitos de insonorización.

¿Qué ventajas ofrece el aislamiento térmico?

Proporcionarle a tu vivienda un adecuado aislamiento térmico te ofrece un sin número de beneficios entre los que se pueden mencionar:

  • Reduce el consumo de energía del edificio o vivienda, esto debido a que las pérdidas de calor y frio se reducen, esto significa que en verano tu casa puede mantenerse fresca por más tiempo, mientras que en invierno conservara el calor.
  • Los problemas como condensación y humedad ya no tendrán que preocuparte.
  • Debido a que la edificación aumenta su calidad energética, esto aumenta el valor de la vivienda.
  • Perfecciona el confort de la vivienda.

Beneficios del aislamiento acústico.

Si bien, cuando realizas un aislamiento térmico en casa, también obtienes un nivel de aislamiento acústico, cuando refuerzas este último puedes disfrutar al 100% de los beneficios de la insonorización, estos son:

  • El principal beneficio es por supuesto el confort, ya no tendrás que preocuparte porque los ruidos molestos no te dejen dormir, ni porque el ruido que ocasiones en casa moleste a tus vecinos.
  • Aumenta el valor de la vivienda, esto suele interesar más a los compradores.
  • De acuerdo al material usado, además de aislar la vivienda acústicamente, también lo puede hacer térmicamente.

El aislamiento acústico y térmico es algo esencial en casa, si sabes seleccionar el material de aislamiento adecuado, puedes maximizar los beneficios.