Aislantes y sostenibilidad

Aislantes y sostenibilidad

El cambio climático y la alta contaminación de las ciudades más pobladas de la Tierra han producido una gran concienciación y el desarrollo de diferentes normativas destinadas a aumentar la sostenibilidad y la reducción de la contaminación.

Es cierto que, de manera general, creemos que la mayor contaminación proviene de la industria. Sin embargo, la contaminación a nivel doméstico es muy alta. Por ello, se han desarrollado normativas a nivel doméstico acerca de la eficiencia energética o la obligación de instalar sistemas de energía renovable. Con estas normativas se busca reducir el consumo energética, además de que el consumo que se realice provenga de fuentes renovables, entre las que destaca la energía solar.

Una de las maneras de reducir el consumo de energía es mejorar el aislamiento de una vivienda, lo que supondrá una menor necesidad para mantener una temperatura adecuada en el interior de la vivienda. A mejor aislamiento, mayor estabilidad de la temperatura y menor gasto en climatización.

Sin embargo, los materiales que se usan en el aislamiento de un inmueble también se encuentran bajo la lupa de la sostenibilidad. En este artículo vamos a hablar del aislamiento sostenible.

Aislamiento sostenible

Antes de hablar de sostenibilidad hay que saber que el aislamiento no es un producto independiente, como puede ser un electrodoméstico. El correcto aislamiento de un inmueble resulta de la correcta combinación de productos que poseen una baja transmitancia térmica con diferentes tipos de construcciones y componentes de construcción.

Dentro de este tipo de aislamiento encontramos que el aislamiento de poliuretano posee grandes ventajas, es ligero y necesita de menos soporte estructural, por lo que ahorra recursos. Este material es más delgado y muy eficiente, por lo que necesita de un menor espacio, algo mucho más beneficioso si se trata de una rehabilitación energética. Además, este material es muy respetuoso con el medioambiente

Diferentes materiales poseen diferentes capacidades de aislamiento térmico, densidades y requisitos de instalación.

¿Cómo saber si un material es sostenible?

El método más fiable resulta de las calificaciones de múltiples indicadores de edificios basadas en EPDs, para los profesionales de la construcción y el aislamiento. Sin embargo, para el usuario no hay una forma correcta de saber si un material es ecológico y sostenible.

Para saber la verdadera sostenibilidad de un material aislante hay que saber cómo funciona el producto en el entorno construido, cuánto producto se requiere para conseguir un ahorro energético notable y qué otro tipo de ahorro (espacio y peso) se pueden obtener con ese tipo de material.

Materiales ecológicos

Si bien existen varias materiales aislantes sostenibles, a continuación vamos a mencionar los más usados actualmente.

Corcho

Es el más usado debido a que es un material reciclable y renovable. Es un material muy impermeable y al que no afecta la humedad.

Lino

Este material proviene de la naturaleza, de la planta Linum usitatissim. De esta planta se extraen fibras reciclables que se usan, en mayor medida, para construir techos en edificios.

Celulosa

Su principal uso es el de evitar la pérdida de calor y de la contaminación acústica. Sin embargo, no posee la misma utilidad en relación a problemas climatológicos. Este material se compone de papeles residuales y su 92% es papel de periódico reciclado.

Lana de oveja

Esta es una fibra natural que se obtiene de las ovejas. Sus capacidad de aislamiento aparecen si el material se humedece.