Mejores materiales para una optima absorción acústica

Mejores materiales para una optima absorción acústica

 

Antes de empezar a explicar qué tipos de materiales deben ser utilizados para una óptima absorción acústica, creemos que es importante definir este concepto.

La absorción acústica está relacionada con el concepto de absorber. Según la RAE absorber significa: “Atraer y retener en el interior [algo del exterior]".

¿Qué es la absorción acústica?

Cuando hay cualquier sonido o ruido, emitido por una o varias fuentes sonoras, el sonido se propaga por el espacio. Las moléculas de aire se mueven y se transmite al resto de moléculas que se encuentran en el mismo espacio. Al igual que sucede cuando tiramos una piedra al agua. Al caer esta crea una onda expansiva a modo de círculos. El sonido se propaga por el aire de una forma similar hasta desaparecer.

Cuando un sonido se propaga por el espacio, lo hace en todas direcciones. Cuando estas ondas chocan con una superficie, una parte de la onda atravesará la superficie y otra parte rebotará. Cuanto mayor sea la masa de la superficie contra la que choca la onda, menor será el sonido que la atraviesa y mayor será el sonido reflejado.

¿Qué es la absorción acústica?

Por tanto, una fuente sonora provocará un ruido mucho mayor en un espacio cerrado que en un espacio abierto.

La absorción acústica, por tanto, está directamente relacionada con la capacidad de absorción que tienen los materiales contra los cuales rebotarían las ondas del sonido.

En función de la capacidad de absorción que tenga la superficie contra la que rebota el sonido, este se dividirá en sonido reflejado o sonido absorbido. Lo que se denominaría absorción acústica.

Cuando un material absorbe el sonido, este dejará de propagarse por el espacio. En el caso contrario, el sonido provocaría el efecto denominado ‘reverberación’. La reverberación es un parámetro medible, y consiste en el tiempo que tardaría un sonido en desaparecer completamente.

¿Qué conseguimos con la absorción acústica?

Al utilizar los materiales adecuados para una óptima absorción acústica conseguiremos que el sonido deje de reflejarse y, por tanto, deje de propagarse por el espacio. Es decir, el sonido o ruido que se produce en una habitación, por ejemplo, no se propagaría por el resto de habitaciones adyacentes.

De esta forma, el acondicionamiento acústico está directamente relacionado con el bienestar acústico que produce un espacio.

 

Diferencia entre absorción acústica y aislamiento acústico

La absorción acústica y el aislamiento son dos conceptos diferentes y es importante que conozcas la diferencia entre cada uno de ellos.

Cuando hacemos referencia a aislamiento acústico, nos referimos a la capacidad que tiene un espacio de evitar que se escuchen los ruidos que hay en el exterior. Además de la transmisión de ruidos entre espacios.

Diferencia entre absorción acústica y aislamiento acústico

Por tanto, absorción acústica sería la capacidad de absorber el sonido y aislamiento acústico la capacidad de evitar que penetre un sonido externo en un espacio o que se propague entre espacios.

Materiales para la absorción acústica

La mayoría de los materiales absorben el sonido. Por eso, en una habitación vacía habrá peor acústica que en una habitación amueblada. Sin embargo, no todos los materiales tienen el mismo tipo de rendimiento acústico.

Si hacemos referencia a absorción acústica, será necesario utilizar materiales adecuados para una correcta absorción del sonido.

Materiales para la absorción acústica

Como hemos dicho anteriormente, el sonido puede reflejarse o ser absorbido por una superficie en función de las características de esta. En general, los materiales que se utilizan para la absorción acústica son materiales porosos.

Estos materiales permiten, por su composición, que el sonido penetre en el interior en lugar de que se reflejen.

Uno de los materiales más utilizados con este fin son las espumas fonoabsorbentes. Estas, y como su propio nombre indica, tiene una gran capacidad de absorción y son una opción perfecta para conseguir este objetivo de acondicionamiento acústico.

Si hacemos referencia a los tipos de materiales que existen a modo general, podemos distinguir los siguientes:

  • Materiales porosos. Dentro de este grupo estaría incluido las espumas fonoabsorbentes que hemos mencionado. Este material trabaja transformando la energía sonora en energía calorífica. Además, absorben mejor los sonidos con frecuencias altas.
  • Materiales resonantes. Este tipo de materiales trabajan transformando la energía sonora en energía mecánica. Un ejemplo de ello serían los paneles perforados que se utilizan generalmente en paredes.
  • Materiales en forma de panel o membrana. Este tipo de material trabaja transformando la energía sonora en energía de deformación. Funciona mejor con bajas frecuencias.