Absorción acústica y estándares de calidad constructiva

Absorción acústica y estándares de calidad constructiva

El sonido está compuesto de simples vibraciones, oscilaciones en la presión del aire. El nivel de presión se describe empleando los decibelios. Al mismo tiempo, las ondas viajan a una determinada frecuencia, que se mide en Hz. El oído humano puede escuchar los rangos que se mueven entre los 0 y los 120 dB con una frecuencia de entre 20 y 20.000 Hz.

Absorción acústica y estándares de calidad constructiva
Absorción acústica y estándares de calidad constructiva

Sin entrar demasiado en tecnicismos, la elección de materiales de construcción debe responder a la búsqueda de la calidad adecuada en cuanto a absorción acústica se trata. Estas cualidades se describen en el denominado estándar ISO 11654 que define las diferentes clases de absorción de sonido desde la clase E hasta la A, de menor a mayor capacidad de absorción del sonido. Básicamente, gracias a esta estandarización, puede saberse de forma certera qué tipo de frecuencias es capaz de absorber determinados materiales antes de su instalación, de manera que resulta sencillo adaptar los materiales a las necesidades constructivas específicas de cada edificación.

La mayor parte de los fabricantes de paneles de yeso poseen productos en el mercado que van desde el estándar D hasta el B. En general, estos índices de absorción acústica son más que suficientes para la mayor parte de edificaciones convencionales. Sin embargo, existen construcciones cuyo uso o condiciones requiere de una mayor exigencia en este sentido, como hospitales, escuelas o salas de concierto.

En estos espacios, ya sea por la salud de sus ocupantes, o por una mayor exigencia de la comprensión o claridad del sonido, se precisa llegar al nivel A. En otros países de nuestro entorno, este hecho está contemplado en la legislación. En Reino Unido, por ejemplo, lugares como salas de conferencias, bibliotecas, teatros y, en general, escuelas están controlados por normativas constructivas que velan porque los incides de absorción acústica sean los adecuados, es decir, con el estándar de nivel A. Para lograrlo, uno de los puntos centrales de la construcción es el techo, donde el sonido reverbera con mayor facilidad y produce un mayor eco.

Durante años y por estas razones, lograr alcanzar la clase A empleando paneles de yeso laminado en el techo ha sido una constante para numerosas empresas del sector, llegando a convertirse en el mayor reto para los productores en los últimos años. Sin duda, son muchas las empresas que han ido un paso más allá; en España, Pladur es la más destacada.

Pero si existe una nueva propuesta en el mercado que ha supuesto una verdadera revolución, esa  es la de la multinacional francesa Barrisol. Los conocidos como techos tensados de Barrisol no sólo son fáciles de instalar, sino que además proveen al espacio de unas condiciones acústicas mejor que buenas. Este tipo de techo es desmontable, es completamente impermeable y posee memoria de su forma, por lo que puede reestablecer su forma original incluso si existen fugas de agua en el techo. Como colofón, permite instalar iluminaciones nunca vistas, permitiendo crear atmósferas de una estética superior.

En Proplac somos instaladores oficiales de Pladur y Barrisol con más de 20 años de experiencia en el sector y miles de metros cuadrados instalados en tabaquería de yeso multicapa. En la actualidad, somos una de las pocas empresas del sector en el sudeste español capaz de ofrecer los acabados Q4 de Pladur, que exigen de la mayor calidad en el montaje.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *