Iluminación inteligente y eficiente

Iluminación inteligente y eficiente

En la actualidad, la tecnología se ha ido desarrollando cada vez más enfocada a la reducción del consumo energético en el hogar. Los techos tensados, el aislamiento térmico, el certificado de eficiencia energética o los sistemas de energía renovable han ido desarrollándose con el único objetivo de reducir el consumo de energía, no sólo para que el usuario ahorre, sino para poder reducir la contaminación global.

Si nos paramos a pensar en las tres cosas que más gastan a nivel doméstico nos encontramos con la climatización (40%), la iluminación (25%) y los electrodomésticos (15%). Una de las maneras de reducir el consumo de este tipo de sistemas es el uso de aparatos inteligentes. Los sistemas de iluminación inteligente permiten reducir el consumo en un 90%.

¿Qué es la iluminación inteligente?

Lo podríamos definir como el grupo de tecnologías que forman una serie de controladores, sensores y una red de iluminación que nos permite el control y automatización de todos los sistemas relacionados con la iluminación.

La automatización y el control de los sistemas inteligentes se realizan bien mediante una orden oral, bien mediante la programación previa de una rutina o bien mediante la correspondiente aplicación móvil.

Con este tipo de sistemas podemos controlar el encendido o apagado de la luz, controlar la intensidad o el brillo, crear rutinas...

Dentro de los sensores que destacan en el funcionamiento de este tipo de sistemas destacan dos tipos de sensores:

  • Sensor de movimiento: Este tipo manda información al sistema de cuando entra alguien en la estancia, así como de cuando se va, para que se enciendan y apaguen las luces justo durante el tiempo en que esté en la estancia.
  • Sensor de luz natural: Este tipo determina que la iluminación artificial se encienda cuando la natural no sea suficiente.

Lo mejor de este tipo de sistemas es que no solo se pueden controlar por parte del usuario, sino que ellos mismos llevan a cabo acciones destinadas a hacer más eficiente el consumo en función de información externa, como puede ser la que le dé el sensor de luz natural.

Los dispositivos protagonistas de estos sistemas son las bombillas WiFi. Este tipo de bombillas se pueden controlar de manera remota y en función de unos niveles. Además, también son bombillas que usan la tecnología LED, reduciendo su consumo en un 80% frente a las bombillas tradicionales y en un 50% frente a las de bajo consumo.

Beneficios de la iluminación inteligente

Ahorro energético

Los sistemas de iluminación inteligente permiten reducir el consumo de energía en casi un 90%. Esto hace que nuestra factura de electricidad se reduzca, por lo que ahorraremos.

Sin embargo, reducir el consumo no conlleva sólo un ahorro económico, sino que también reduce la contaminación. Además, las bombillas inteligentes son, de por sí, menos contaminantes que las tradicionales.

Mayor comodidad

La automatización y el control remoto aumenta la comodidad y el confort en nuestra vivienda. Con una simple instrucción o bien la creación de una rutina se puede controlar la iluminación de nuestra vivienda, tanto desde dentro como desde fuera de la misma (incluso desde el sofá).

Además, podremos controlar otros aspectos como el brillo, la intensidad o el color. Si tenemos que trabajar o estudiar podremos atenuar la luz con un simple click.

Agilización y automatización de rutinas

Gracias a la iluminación inteligente podemos determinar rutinas tanto de sueño como de despertar.

También se pueden usar para facilitar la vida de las personas sordas, debido  a que podremos determinar que se encienda una luz de un color u otro según llamen al timbre o al teléfono.

Seguridad

Los diferentes sistemas de alarmas domóticos de una vivienda incluyen el control de la iluminación. Esto permite que podamos determinar que se enciendan luces si entra alguien no autorizado, si se produce una fuga o incendio…

Además, dentro de la seguridad de una vivienda, este tipo de iluminación nos permite hacer que la casa parezca habitada cuando nos vamos de vacaciones, por lo que se podrá disuadir a los intrusos de que entren.